Logo cordon de vida

Cordón de Vida / Felipe Prósper: «Quien quiera puede conservar el cordón umbilical de su hijo en un banco privado, no perjudica a nadie»
compartir

Felipe Prósper: «Quien quiera puede conservar el cordón umbilical de su hijo en un banco privado, no perjudica a nadie»


El doctor Felipe Prósper, director del Área de Terapia Celular y codirector del Servicio de Hematología y Hemoterapia de la Clínica Universidad de Navarra, ha subrayado la eficacia del trasplante de células madre de sangre de cordón umbilical en el tratamiento de más de setenta enfermedades y ha manifestado su apoyo a su conservación en un banco privado si así lo desean los padres del recién nacido, según informa el diario ABC.

En la actualidad existe la posibilidad de realizar trasplantes con sangre de cordón umbilical para tratar enfermedades graves como leucemias, cáncer de médula ósea, anemias refractarias, linfomas o trastornos heredados del sistema inmunológico. El investigador asegura que «hoy en día el que quiera puede congelar el cordón umbilical de su hijo en un banco privado porque no perjudica a nadie». Los bancos públicos ya cuentan con casi 60.000 unidades donadas en los siete centros de España.

Además, Prósper asegura que hoy en día ya se están llevando a cabo tratamientos reales con células madre como los trastornos corneales, los equivalentes cutáneos o los remplazos óseos. El resto de aplicaciones están en fase experimental, por lo que aún habría que demostrar su seguridad y eficacia en humanos.

Los avances médicos han permitido la reprogramación de células somáticas del organismo, es decir, la transformación de una célula madre adulta completamente diferenciada en una célula pluripotencial, con capacidad ilimitada para diferenciarse hacia cualquier tipo de tejido. Felipe Prósper explica que la terapia celular podría tener un impacto muy fuerte en los pacientes en el futuro: «Es un tratamiento prometedor, cuya aplicación clínica depende de los resultados de las investigaciones que están puestas en marcha, pero para lo que habrá que esperar un poco».